Mbañe podría estar detrás del conflicto entre Francia y Guinea Ecuatorial

Conflicto del islote de Mbañe.

Conflicto fronterizo e intereses del petróleo

 La denuncia presentada contra tres jefes de Estado africanos (Gabón, Congo Brazzaville y Guinea Ecuatorial) que interpuso en diciembre de 2008 el presidente de Transparencia Internacional Francia (TI-F), Daniel Lebégue, escondía una compleja trama de intereses geopolíticos y económicos entre cuyos objetivos se hallaba la propiedad del islote de Mbañe, que desde hace más de 40 años enfrenta a Guinea Ecuatorial y a Gabón. El conflicto por el dominio de este territorio y, sobre todo, la explotación de su reserva de petróleo, ha desencadenado una guerra abierta entre Estados Unidos y Francia, y sus respectivas compañías petroleras y en la que el país europeo ha tomado ventaja gracias, principalmente, a la actuación de Lebégue.

 Para comprender las auténticas motivaciones del procedimiento judicial iniciado por Lebègue es necesario recapitular e ir contextualizando cada uno de los movimientos con las relaciones de Francia y los diferentes gobiernos africanos, además de explicar pormenorizadamente quién es quién en esta acumulación de telas de araña cuya presa siempre es la misma: el petróleo.

 En diciembre de 2008, TI-F y la organización SHERPA, cuyo presidente es William Bourdon, quien a su vez es el abogado de TI-F, interpuso acciones legales contra los jefes de Estado de Gabón, el ya fallecido Omar Bongo; de Congo Brazzaville, Denis Sassou Nguesso; y de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, bajo la acusación de ocultamiento y malversación de fondos.

 En mayo de 2009, Françoise Desset, juez de delitos económicos de París, admitió a trámite la demanda, pero la Fiscalía apeló esta decisión argumentando que el denunciante no tenía legitimidad para iniciar esta acción judicial. En noviembre de 2010, el Tribunal de de Primera Instancia anuló la orden del juez dando por bueno el argumento del fiscal y entendiendo así que los demandantes no habían sufrido perjuicio alguno directo por la supuesta corrupción. Sin embargo, en noviembre de 2010, el Tribunal de Casación de París declaró admisible la denuncia y se nombró a los jueces Roger Le Loire y René Grouman para que se hicieran cargo del caso.

William Bourdon, Presidente de la asociación Sherpa y abogado de la ONG Transparence International France (TI-F).

 Se da la circunstancia de que la relación diplomática con Francia de los tres jefes de Estado africanos denunciados no atravesaba por su mejor momento en el año 2008, cuando se interpuso la demanda. Sin embargo, la denuncia sirvió para cambiar el signo de estos vínculos en dos de estos países, Gabón y Congo Brazzaville. Prueba de ello es que tras el fallecimiento en 2009 de Omar Bongo, jefe de estado de Gabón desde 1967, su sucesor e hijo, Ali Ben Bongo, viajó a París inmediatamente tras alcanzar el poder para ser recibido con todos los honores por el entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy.

 Uno de los aspectos que puedan ayudar a comprender los intereses que originaron el procedimiento judicial iniciado por Ti-F y Sherpa es el propio curriculum del abogado William Bourdon, quien a pesar de declararse socialista, defendió los intereses del régimen libio, vinculado a Sarkozy por haber financiado su campaña electoral contra Françoise Hollande.

En el año 2005, Bourdon defendió los intereses de Aníbal Muammar Gadafi, hijo del fallecido líder libio Muammar el Gadafi, cuando fue acusado de apalear a una de sus amantes, en estado de gestación, por los pasillos del Gran Hotel de la Plaza de la Ópera de París. El mencionado abogado consiguió una pena mínima para el hijo de Gadafi. Asimismo, en el año 2007, Bourdon presentó en nombre de Moussa Koussa, hombre de confianza del líder libio y ministro de Exteriores de este país, una demanda por difamación contra la publicación Jeune Afrique. En abril de 2009, se retiró la denuncia tras llegar a un acuerdo entre ambas partes.

 A esta circunstancia hay que añadir la simpatía personal que había manifestado públicamente el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, por el entonces candidato a la presidencia de Francia Françoise Hollande en detrimento de Sarkozy, quien estaba trabajando para conseguir que Gabón se hiciera de forma definitiva con la propiedad territorial de la isla de Mbañe, ocupada en la actualidad por soldados gaboneses adiestrados y armados por franceses.

De esta forma, Francia apoyaba a Gabón en el conflicto por la propiedad de esta isla, ubicada en la bahía de Corisco, y que posee inmensas reservas de crudo. Cabe recordar que la compañía francesa Elf (actualmente Total) explota los yacimientos de Gabón, mientras que las empresas petroleras americanas como Exxon Mobil Oil, UMC y Vanco hacen lo propio en aguas de Guinea Ecuatorial. Debido a que las reservas de crudo de Gabón están decreciendo de forma proporcional al aumento de Guinea debido al descubrimiento de nuevos pozos submarinos, la posesión del islote de Mbañe se ha convertido en una auténtica obsesión para las firmas petroleras francesas y su diplomacia, que utiliza cualquier medida de presión para favorecer a Gabón, incluso a través de artimañas jurídicas.

 En base a estos movimientos, la denuncia presentada inicialmente por TI-F y Sherpa contra los tres jefes de Estado se reconvirtió en la persecución única y exclusivamente del presidente de Guinea y, sobre todo, de su hijo Teodoro Nguema Obiang, más conocido como Teodorín, quien se ha mostrado más proclive a los intereses norteamericanos que a los chinos o franceses, como sí ha hecho su hermano Gabriel, ministro de Minas, Industria y Energía.

El empresario francés Daniel Lebègue, presidente de Transparencia Internacional Francia, en busca y captura.

Para completar este complejo entramado de presiones y tácticas amedrentadoras, hay que destacar que Daniel Lebégue ha sido hasta hace escasas semanas directivo de la firma Technip, de la que fue cesado después de que la Justicia ecuatoguineana iniciara una ofensiva judicial tras hacerse público que había firmado contratos millonarios en Guinea a través de esta firma para desarrollar plataformas petroleras. Este hecho puso de manifiesto que el propio Lebégue, sobre el que pesa una orden internacional de búsqueda para responder por los cargos de difamación y corrupción ante la Justicia de Guinea, había utilizado la ONG TI-F para sus intereses comerciales.

 En al actualidad, el conflicto por la propiedad territorial de la isla de Mbañe se encuentra pendiente de que el Tribunal de la Haya resuelva el conflicto después de que el año pasado, Teodoro Obiang y su homólogo gabonés, Ali Ben Bongo, se reunieran en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, y acordaran que sea esta instancia judicial la que resuelva la disputa. Curiosamente, también es el Tribunal de la Haya el que debe resolver la denuncia “por injerencia” presentada por el país africano contra Francia para que anule la investigación contra el presidente de Guinea y su primogénito, Teodoro Nguema Obiang, actual vicepresidente, y que fue puesta en marcha por Daniel Lebégue y el abogado William Bourdon.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Daniel Lebègue, Estados Unidos, Francia, Gabriel Mbaga Obiang Lima, Gabriel Mbega Lima, Intereses del petróleo, Malabo, ONG's, Perfiles, Petroleras en Guinea, Technip, Teodoro Nguema Obiang Mangue, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, Transparencia Internacional y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s